SOCIEDAD CHILENA DE ONCOLOGÍA MOLECULAR

Cáncer de Mama Triple Negativo: Una Lucha Contra un Enemigo Silencioso

El cáncer de mama triple negativo es un subtipo de cáncer de mama caracterizado por la ausencia de tres receptores comunes en las células cancerosas: receptores de estrógeno, receptores de progesterona y la proteína HER2. Esta particularidad hace que el cáncer de mama triple negativo sea más difícil de tratar con las terapias hormonales y dirigidas que son efectivas en otros tipos de cáncer de mama.

 

Para entenderlo de manera sencilla, imagina que el cáncer de mama es como un enemigo que puede tener diferentes «escudos» que lo protegen. En la mayoría de los cánceres de mama, estos escudos están formados por ciertos receptores (como piezas clave) en las células cancerosas. Estos receptores son como cerraduras que pueden ser bloqueadas con medicamentos específicos, deteniendo así el avance del cáncer. Sin embargo, en el cáncer de mama triple negativo, estas células cancerosas no tienen ninguno de estos tres receptores comunes — piense en ellas como cerraduras faltantes. Esto significa que los medicamentos que normalmente bloquearían estas cerraduras no funcionan, haciendo que este tipo de cáncer sea más complicado de tratar. En resumen, este tipo de cáncer es como un enemigo sin las cerraduras habituales, requiriendo estrategias diferentes y más desafiantes para combatirlo.

 

Síntomas y Detección del cáncer de mama triple negativo

Los síntomas del cáncer de mama de tipo triple negativo pueden incluir un bulto en el seno, cambios en la piel del seno como enrojecimiento o pitting (una textura similar a la piel de una naranja), inversión del pezón o secreción del mismo. La detección temprana es crucial y se recomienda que las mujeres se realicen autoexámenes regulares y mamografías según las indicaciones de su médico.

 

Además de los síntomas ya mencionados, es importante estar atentas a cualquier cambio inusual en los senos, como dolor persistente, hinchazón o una sensación de pesadez. A veces, estos cambios pueden ser sutiles y no siempre significan la presencia de cáncer, pero es fundamental consultar a un médico para una evaluación adecuada. Recordar que cada cuerpo es diferente y que conocer el propio es clave para identificar cualquier anomalía a tiempo. Las revisiones médicas regulares y la toma de conciencia sobre la salud mamaria son esenciales en la estrategia de prevención y detección temprana del cáncer de mama.

 

Grupo Etario y Factores de Riesgo

 

Aunque este tipo de cáncer puede afectar a mujeres de cualquier edad, es más común en mujeres menores de 50 años. También se ha observado una prevalencia más alta en mujeres afrodescendientes y en aquellas con una mutación genética en BRCA1.

 

 Esta mutación es como un error en un código genético que se transmite en las familias. Las mujeres con esta mutación tienen una mayor probabilidad de desarrollar cáncer de mama, incluido el subtipo triple negativo, a una edad más temprana. Aunque no todas las mujeres con cáncer de mama triple negativo tienen esta mutación, es aconsejable que aquellas con antecedentes familiares de cáncer de mama o de ovario consulten con su médico sobre la posibilidad de realizarse una prueba genética. Esta información puede ser crucial no solo para ellas, sino también para sus familiares cercanos, en términos de prevención y toma de decisiones informadas sobre su salud.

 

Tratamientos y Desafíos 

El tratamiento para el cáncer de mama triple negativo a menudo implica una combinación de cirugía, quimioterapia, radioterapia o incluso tratamientos mas avanzados como la inmunoterapia. Dada la agresividad de este tipo de cáncer, los tratamientos pueden ser más intensos en comparación con otros tipos de cáncer de mama. La ausencia de receptores hormonales y HER2 hace que las opciones de tratamiento sean más limitadas y desafiantes.

 

Inmunoterapia para cáncer de mama triple negativo

 

La investigación en torno a este tipo de cáncer está en constante evolución. Los científicos están explorando nuevas estrategias, como la inmunoterapia y los tratamientos dirigidos, para mejorar las opciones y la eficacia del tratamiento. Los ensayos clínicos son una parte importante de esta investigación, ofreciendo acceso a nuevos tratamientos para las pacientes.

La inmunoterapia, en particular, representa un enfoque prometedor en la lucha contra el cáncer de mama tipo triple negativo. Este tipo de tratamiento funciona potenciando el propio sistema inmunológico del cuerpo para que reconozca y combata las células cancerosas de manera más efectiva. A diferencia de los tratamientos tradicionales que atacan directamente al cáncer, la inmunoterapia busca entrenar al cuerpo para que luche contra la enfermedad por sí mismo. Aunque aún está en etapas de investigación y ensayos clínicos, los resultados preliminares son alentadores, ofreciendo esperanza de nuevas opciones de tratamiento más efectivas y con menos efectos secundarios para las pacientes afectadas por este agresivo tipo de cáncer.

 

Prevención y Concientización

 

La prevención se centra en la concientización y la detección temprana. Es vital que las mujeres estén informadas sobre los síntomas y realicen controles regulares. Además, la genética juega un rol importante, por lo que aquellas con antecedentes familiares de cáncer de mama o de ovario deben considerar la asesoría genética.

Es que el cáncer de mama triple negativo es un desafío tanto para los pacientes como para los médicos, pero los avances en la investigación están abriendo nuevas vías de esperanza. La concientización y la detección temprana siguen siendo clave en la lucha contra esta enfermedad.

A continuación mostramos diferentes testimonios de nuestros pacientes que reciben inmunoterapia en Chile y Latinoamérica para el Cáncer triple negativo de mama

Testimonio Inmunoterapia contra el Cáncer – Cáncer de mama triple negativo – Chile

Testimonio Inmunoterapia contra el Cáncer de mama triple negativo – Chile