SOCIEDAD CHILENA DE ONCOLOGÍA MOLECULAR

Cáncer de Huesos: Comprendiendo un Enemigo Oculto

El cáncer óseo, aunque poco común, es una enfermedad seria que se desarrolla directamente en el tejido óseo.  A diferencia de los cánceres que comienzan en otras partes del cuerpo y luego se diseminan a los huesos, el cáncer óseo comienza directamente allí . Los principales tipos de cáncer de huesos son el osteosarcoma, común en adolescentes y jóvenes adultos; el condrosarcoma, que generalmente afecta a adultos mayores, y el sarcoma de Ewing, que se observa principalmente en niños y adolescentes.

 

Síntomas Clave del cáncer de huesos

Los síntomas del cáncer de huesos pueden variar, pero generalmente incluyen dolor en el hueso afectado, que puede empeorar por la noche o con la actividad física. Otros síntomas pueden incluir hinchazón y sensibilidad en la zona cerca del hueso afectado, fatiga, fiebre, pérdida de peso sin razón aparente y fracturas óseas inesperadas.

 

Es importante tener en cuenta que estos síntomas no siempre indican cáncer óseo y pueden ser comunes a otras condiciones menos graves. El dolor óseo, por ejemplo, puede ser una señal de crecimiento en jóvenes o una simple lesión en adultos. La hinchazón y la sensibilidad pueden ser causadas por golpes o inflamaciones. Sin embargo, si estos síntomas persisten, especialmente el dolor que no mejora con el reposo o se intensifica con el tiempo, es aconsejable consultar a un médico. La atención temprana es clave, ya que un diagnóstico precoz puede hacer una gran diferencia en el tratamiento. En general, estar atento a los cambios en el cuerpo y buscar asesoramiento médico cuando algo parece inusual es una buena práctica para mantener una buena salud ósea y general.

 

Grupos de Riesgo y factores genéticos del cáncer de huesos

Aunque el cáncer de huesos puede ocurrir a cualquier edad, ciertos tipos tienen una prevalencia más alta en grupos etarios específicos. Por ejemplo, el osteosarcoma es más común en adolescentes y jóvenes adultos, mientras que el condrosarcoma se ve con mayor frecuencia en adultos mayores. Además, ciertas condiciones genéticas y antecedentes de radioterapia pueden aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de huesos.

 

Dentro de los factores de riesgo genéticos para el cáncer de huesos, ciertas mutaciones genéticas hereditarias juegan un rol importante. Por ejemplo, personas con condiciones como la Enfermedad de Paget o con síndromes genéticos específicos, como el Síndrome de Li-Fraumeni o la Displasia Fibrosa, tienen un riesgo mayor de desarrollar cáncer óseo. Estas mutaciones genéticas pueden alterar la manera en que las células óseas crecen y se dividen, aumentando la posibilidad de que se conviertan en cancerosas. Además, la historia familiar de cáncer de huesos o de otras formas de cáncer puede indicar una predisposición genética. Es importante que las personas con antecedentes familiares de cáncer de huesos o con síndromes genéticos conocidos consulten a un especialista para una evaluación de riesgo y, si es necesario, para considerar estrategias de vigilancia o prevención. Estar informado sobre estos factores genéticos puede ayudar en la detección temprana y en la elección del tratamiento más adecuado en caso de desarrollar la enfermedad.

 

Diagnóstico del cáncer de huesos

El diagnóstico del cáncer de huesos generalmente implica una combinación de pruebas, incluyendo radiografías, resonancias magnéticas (MRI), tomografías computarizadas (CT) y biopsias óseas. 

 

Para simplificar, el proceso de diagnóstico del cáncer de huesos es similar a resolver un rompecabezas, donde cada prueba aporta una pieza clave de información. Las radiografías pueden mostrar cambios inusuales en los huesos, como áreas de deterioro o crecimiento anormal. Las resonancias magnéticas (MRI) y las tomografías computarizadas (CT) ofrecen imágenes más detalladas y claras del interior de los huesos, ayudando a ver con precisión cualquier cambio sospechoso. Finalmente, la biopsia ósea, que implica tomar una pequeña muestra del hueso para examinarla bajo un microscopio, confirma si hay células cancerosas presentes. Cada una de estas pruebas es importante para obtener una imagen completa y precisa, permitiendo a los médicos determinar la mejor forma de abordar el tratamiento.

 

Tratamiento 

El tratamiento varía según el tipo y la etapa del cáncer, pero puede incluir cirugía, quimioterapia, radioterapia,  tratamiento de inmunoterapia o mejor aún una combinación de estas. La cirugía puede implicar la extirpación del tumor junto con una parte del hueso circundante y, en algunos casos, puede requerir amputación, aunque se buscan alternativas para preservar la extremidad tanto como sea posible, por otro lado mediante la inmunoterapia se puede fortalecer el sistema inmunitario para preparar nuestro organismo a combatir el cáncer de forma directa.

 

Inmunoterapia en el cáncer de huesos

 

Con los avances en la medicina, los tratamientos para el cáncer de huesos han mejorado significativamente, aumentando las tasas de supervivencia y mejorando la calidad de vida de los pacientes. Las investigaciones actuales se centran en terapias dirigidas y en inmunoterapia, buscando tratamientos más personalizados y menos invasivos. Además, se están haciendo esfuerzos para mejorar las técnicas de reconstrucción ósea y protésica para aquellos pacientes que requieren cirugía.

 

En el caso específico del cáncer de huesos, la inmunoterapia se presenta como un enfoque innovador y prometedor. Esta terapia trabaja estimulando o potenciando el sistema inmunológico del paciente para que reconozca y ataque las células cancerosas en los huesos. A diferencia de los métodos tradicionales que se enfocan directamente en eliminar las células cancerosas, la inmunoterapia busca que el propio cuerpo del paciente sea capaz de luchar contra el cáncer

 

Esto no solo puede ser más efectivo en algunos casos, sino que también tiende a tener menos efectos secundarios, lo que mejora la calidad de vida durante el tratamiento. Actualmente, se están realizando investigaciones para desarrollar inmunoterapias más específicas y eficientes para los distintos tipos de cáncer óseo, con la esperanza de que en el futuro cercano se conviertan en una parte estándar del tratamiento para esta enfermedad.

 

Prevención y Concientización

 

Aunque no hay una forma segura de prevenir el cáncer de huesos, llevar un estilo de vida saludable, evitar la exposición excesiva a la radiación y estar atentos a los síntomas pueden ser pasos importantes. La concientización sobre este tipo de cáncer es vital, ya que un diagnóstico y tratamiento tempranos son claves para un mejor pronóstico.